domingo, 28 de julio de 2013

Iglesia San Ignacio de Loyola

La iglesia de San Ignacio es la iglesia más antigua de las que se conservan en la actualidad en la ciudad de Buenos Aires. Su fachada actual fue completada en el año 1732.La primera iglesia, que fuera construida en adobe se terminó en 1675, y la obra fue llevada a cabo por la orden de los Jesuitas. La construcción fue concebida y dirigida por el Jesuita Juan Krauss. 
Entre los años 1775 y 1791, la iglesia asumió el rol de la Catedral ya que esta se encontraba en obras de refacción.
Al lado de la iglesia, la orden de los Jesuitas construyeron el Colegio San Ignacio, el cual, después de la expulsión de los Jesuitas por orden del rey Carlos III en 1767 se llamó el Real Colegio San Carlos y que desde 1863 se conoce como el Colegio Nacional Buenos Aires. En 1821 tiene lugar en la iglesia el acto de inauguración de la Universidad de Buenos Aires.
Tal como sucedió en el Convento Santo Domingo, y en muchas otras iglesias en Buenos Aires,  en 1955 fue saqueada y algunas de sus imágenes originales quemadas y perdidas.


The "San Ignacio" church is the oldest church that still stand in the city of Buenos Aires. Construction was finished in 1732. The first church was built in sun dried mud bricks and was completed in 1675. Construction was carried out by the order of the Jesuits, under the guidance of Juan Krauss.

Between the years 1775 and 1791, the church took over as the Cathedral of Buenos Aires, due to renovation work which was being done to the Cathedral.
Beside the church, the order of the Jesuits, built a school (Colegio San Ignacio), which after the order of the Jesuits were expelled by order of King Charles III in 1767, the school was renamed as the Real Colegio San Carlos, and is known since 1863 as the Colegio Nacional Buenos Aires. Probably one of the most prestigious public schools in the counrty. In 1821 the church is used as the venue in which the opening act of the Buenos Aires University takes place.
As it occured with the Santo Domingo Convent, and many other churches in Buenos Aires, it was sacked and burnt in the distrubances of 1955, and some of its original art work was lost to the flames.