sábado, 29 de septiembre de 2012

Festival de la Luna / Moon Festival


La Ciudad de Buenos Aires se llenó hoy de dragones, leones y otras criaturas de la cultura oriental, más especificamente de las colectividades Chinas y Taiwanesas. El tradicional "Festival de la Luna" que se llevaba a cabo todos los años en el Barrio Chino, se mudó al corazón de la ciudad. Se celebró el festival sobre la Avenida de Mayo, frente a la Plaza de Mayo. El día comenzó con una ceremonia Budista, que dió inicio al festival. Según la tradición, el quinceavo día del octavo mes lunar es el momento propicio para observar la luna más llena y más brillante, de todo el año. Este día marca el comienzo de la temporada de cosecha. A la ceremonia la siguió la danza del Dragón y del León, que sin duda alguna le dió colores a la Avenida de Mayo que no acostumbra reflejar. Hubo actividades culturales de toda índole, desde danzas, canto y musica, hasta demostraciones de artes marciales y caligrafía china. Fue una interestante propuesta para compartir, entender y aprender de una cultura y tradición milenaria desde el corazón de nuestra ciudad.

 The City of Buenos Aires was invaded by dragons, lions and other creatures of oriental culture, specifically to do with the Chinese and Taiwan communities living here. The "Moon Festival" took place, but not in its traditional venue: the chinese quarters in Buenos Aires. This time the festival moved downtown, and pitched tent on Avenida de Mayo, in front of the Plaza de Mayo. The day started with a Budhist ceremony, which was followed by the Dragon and Lion dance. It is believed that the fifteenth day of the eight month of the lunar calendar is the day in which the moon shines the brightest and marks the beggining of the harvest season. This is one of the most important celebrations in chinese culture. It certainly gave gray Avenida de Mayo some colours that it is not used to reflecting. Cultural ctivities included traditional dances, songs, music and even martial arts and Chinese caligraphy demonstrations.This was a really interesting way to get involved with an ancient tradition, right from the heart of our city.